Mantente abrigado en lana

No hay muchas cosas tan cálidas como la lana. Y serán buenos compañeros en nuestro nuevo modo de ahorro de energía.

La fibra de lana es natural, renovable, biodegradable, reutilizable, reciclable y no está hecha de combustibles fósiles y, por lo tanto, no es una fuente de microplásticos. Absorbe el vapor de humedad, por lo que es resistente a la estática y retardante de llama. No requiere tantos lavados perjudiciales para el medio ambiente como muchos otros materiales, ya que es naturalmente resistente a las manchas, a los olores y a las arrugas. Airear, vaporizar y cepillar suele ser suficiente para que la lana luzca, se sienta y huela como nueva.